lunes, 12 de marzo de 2012

Deseado se mueve al ritmo del calamar

Ya son  más de diez los poteros que ingresaron al puerto local en lo que va de la temporada.  Para esta semana se  espera el ingreso de  los buques de Pesquera Deseado; Claudina y Espadarte. En tanto los estibadores aseguran que operar en el muelle de la ciudad portuaria  es conveniente por el servicio que prestan y la cercanía a la zona de pesca. “Estamos descargando 170 toneladas por turno mientras los puertos de Madryn y Ushuaia mantienen medidas de fuerza con quite de colaboración”, comentaron.

Puerto Deseado, (C).- A 40 días del inicio de la temporada de la  pesca del illex ya son más de 10 las embarcaciones que decidieron descargar sus capturas en el puerto local generando de ese modo un gran movimiento económico en esta  ciudad desvastada por la falta de empleo.

Si bien las opiniones sobre la abundancia del recurso que actualmente se encuentra en aguas nacionales justo al frente a Puerto Deseado son diversas, todos coinciden en señalar que, se está de cara a una temporada que puede llegar a ser mejor que al año pasado, aunque eso sí,  lejos  de la  super abundancia que se daba en  años anteriores.

En ese sentido Marcelo Llobera gerente de comercialización de las empresas Fénix Internacional y Muelle Ocho  que operan con cuatro poteros sobre el recurso, destacó que las capturas son variables y que los ejemplares capturados por estos días tienen un peso de  más de 200 gramos .

Al ser consultado por los cambios que registró la pesquería en los últimos 3 años, el directivo  destacó que “Hubo una variable del sistema” recordando que “en el 92 cuando recién empezó el auge de la pesca del calamar , había  barcos que pescaban entre Río Gallegos y Malvinas y hacían viajes de 10 días para retornar con la bodega completa. En aquellos años pescábamos hasta agosto y ya no pescábamos más- pero- la cosa cambió y desde hace dos años se dio un cambio donde en mayo no había más calamar y volvía a aparecer a fines de junio, aunque con capturas más escasas”.

En ese sentido opinó que; ”el calamar  es un recurso que tiene un año de vida y no sabemos demasiado sobre él. Actualmente en la zona de pesca también aparecieron junto al stock sud patagónico, el desovante de verano que es un ejemplar más chico, razón por la cual algunos buques que descargaron primero llevaban a  puerto una importante carga de pescado de talla más pequeña”, indicó.

 Estibadores con trabajo a full

 La llegada de los primeros barcos le cambió el ánimo de los trabajadores de la estiba, quienes sin el beneficio del fondo compesador que antes repartía la provincia, hoy invitan a las empresas a operar en Deseado  y recalcan que en el puerto local “hay cero conflicto”.

 “Mientras los puertos de Madryn y de Ushuaia trabajan con turno reducido nosotros no paramos hasta terminar un barco”, señaló un grupo de estibadores que se encontraba en el puerto local.

Los obreros enfundados en mamelucos que se preparaban para la faena de la descarga comentaron que lo que se busca es sostener la actividad y seguir atrayendo barcos.

“En estos días tuvimos una producción por turno de 6 horas de 170 toneladas de pastillas  grandes de 25 kg cada una y la producción de pastillas chicas fue 130 toneladas por turno, un potero con 345 toneladas los descargamos en 17 horas así que lo que le encargamos a los armadores es que elijan el puerto de Deseado que no se van a arrepentir”, recomendaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada